UN Nuevo Socialismo (Pacheco, Serpa, 2006)

Um novo Socialismo (Pacheco, Serpa, 2006)
14/12/2006
Dia em que o marketing chegou na política e ficou, O. (Cid Pacheco, 2007)
01/01/2007

Versão em Português (Brasil)

UN  NUEVO SOCIALISMO

PACHECO, Cid. SERPA, Marcelo. Un Nuevo Socialismo. Caracas: CPMS, 2006.

Así como la Política y las Elecciones son una forma de “guerra”, los comunicadores sociales son una especie de “guerreros”. Y, por lo tanto, tienen su arma propia:

!La Palabra!

Escrita, impresa, hablada, cantada, gritada en la plaza, grafitada en  el muro, ampliada por los medios de masa – o solo susurrada en la clandestinidad – la palabra tiene la fuerza esencial y el poder mágico  de conducir a los hombres, orientar las sociedades, cambiar el mundo.

LA  PALABRA  SOCIALISMO

A lo largo de las décadas, en el siglo XX, una infinidad  de encuestas comunicacionales, vocabulares, semánticas – e, incluso, políticas –   enfocan las palabras Socialismo, Socialista y derivadas inmediatas.

El interés por la palabra creció, natural y proporcionalmente a la importancia que el Socialismo fue ocupando en el mundo.

Por circunstancias históricas, el sistema pasó numerosas mutaciones  y se presentó con las más variadas configuraciones, en el espacio y  en el tiempo. Bajo el rigor científico, deberíamos hablar en “Socialismos”, en plural.

Así es que la ciência lingüística clasifica el Socialismo como una polisemia – o sea, una palabra con “vários significados  simultáneos”, positivos unos, negativos otros.

SOCIALISMO: SIGNIFICADOS DUROS Y BLANDOS

Circunstancias históricas trascendentales hicieron que, en  ciertos  países y épocas, algunos regímenes socialistas asumieran formatos autoritarios, poco democráticos, y hasta opresivos, “policiales”.

Así es que la palabra Socialismo ganó un significado de dureza, amenaza y temor, que la propaganda política antisocialista siempre  supo explorar, difundir y generalizar.

Obviamente, lo opuesto también ocurrió y la palabra también  desarrolló significados “blandos”, positivos, promisorios, deseables,  conforme a las características especiales del respectivo régimen.

El hecho es que Socialismo permanece como una palabra  polisemica: cada persona proyecta en la palabra su propia  percepción  interior de lo que es Socialismo, reflejo de su vivencia con el régimen, o el asunto.

En verdad, ningún singular puede definir esa pluralidad  que  atiende  a una misma y única palabra de orden.

Cada nación, pueblo, sociedad, régimen político, que se  autodenomina Socialista, exerce, de hecho, un Socialismo propio,  con características específicas, que lo definen como unidad inconfundible, integrada  en  un sistema de similares que, todavia, son todos diferentes entre si.    

EL PROYECTO VENEZOLANO

El Presidente Chávez dijo, várias veces, publicamente, que el Socialismo Venezolano – “del Siglo XXI” – no se confunde con   otros, porque cada nación construye el Socialismo que mejor le  conviene, conforme a su alma nacional.

Así es que el proyecto venezolano ya fue definido, nitidamente,  como Socialista, Bolivariano y Chavista.

Tal definición, aún que formalmente exacta,  carece de una forma expresiva más popular, simple y espontánea: una síntesis  emocionante del concepto esencial del Socialismo Chavista, que    permita su comprensión inmediata por el hombre común del Pueblo.  Que facilite, a lo más sencillo de los ciudadanos, la percepción   instantánea de la diferencia entre el Socialismo Bolivariano y los  “otros socialismos”.

LA DIFERENCIA ESPECIFICA DEL SOCIALISMO CHAVISTA

En septiembre, cuando se inició el ultimo trimestre de la Campaña Electoral, el Presidente Chávez tubo una aguda y sensible  percepción comunicativa, al adoptar, como eje de su retórica, el  tema “Mensaje  de Amor  al  Pueblo de Mi Venezuela”,  que  le  fue   propuesta por  su Consultoria Cientifica de Comunicación  Electoral, y que inmediatamente empulgó el electorado, o mejor, el pueblo  venezolano,  lato sensu, en no más que três dias.

La difusión espontánea inmediata, intensa y extensa, del concepto “Amor”, por toda la población, fue extraordinariamente rápida y profunda.

Su permeabilidad y ávida absorción por la masa popular, es un indicador seguro de la existencia de una predisposición  natural  para  aceptar el Amor como palabra-fuerza, tema central y concepto político.

Se trata de um típico caso de atención a una “Encomienda Social”: fue como si el Pueblo de Venezuela tuviera sido tomado por una necesidad incontenible de dar y recibir amor, y el Presidente  tuviera  percibido, y atendido a esa “encomienda”, sin hesitación.

CHAVISMO: EL SOCIALISMO QUE EL PUEBLO ENTIENDE

El extraordinario éxito del “Mensaje de Amor al Pueblo de Mi Venezuela” , abrió  un camino de Comunicación, largo y rico.

Indo por el, llegamos a un concepto verbal que transciende los altos saberes de la Teoria Política, y permite, a los  niveles más populares de las bases de la Sociedad, identificar y compreender, com nitidez – e instantaneidad – lo que es el  Socialismo Chavista, em su esencia  vital más profunda:

!EL SOCIALISMO… COM AMOR!

Creemos que, com este recurso creativo publicitario, se logra una feliz y eficaz asociación de ideas y sentimientos que integra y unifica, en un denso e intenso concepto, la persona de Chávez, su status de Presidente, su ideologia Socialista, su ideal Bolivariano, su lucha por el Pueblo y su sueño de una Venezuela para todos.

Y todo eso por el simple acrecer de una palabra de apenas cuatro letras pero de significado infinito: AMOR.